Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

LOS PRIMEROS CRISTIANOS QUE LLEGARON AL ORIENTE llegaron hasta LA CHINA...

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • LOS PRIMEROS CRISTIANOS QUE LLEGARON AL ORIENTE llegaron hasta LA CHINA...

    LOS PRIMEROS CRISTIANOS QUE LLEGARON AL ORIENTE llegaron hasta LA CHINA...

    PRIMERA PARTE

    LOS APÓSTOLES

    Nuestro sentimiento nos empuja a recordar los hechos de aquellos dos Apóstoles, San Bartolomé y Santo Tomás, que más se separaron de su tierra natal para llevar el Evangelio hasta lugares tan extremos de Oriente, como la costa oriental de la India y las tierras de Catay (la China). Sin embargo, antes de entrar en detalle sobre los hechos de estos dos Apóstoles, queremos recordar aquí también a los demás Apóstoles como un homenaje a todos los cristianos.

    ........... ............... .............

    Palestina es una pequeña región que se extiende desde el desierto del Tih, cerca del Sinaí y llega hasta las montañas del Líbano. El famoso río Jordán divide a Palestina en dos partes. Gran parte de esta tierra es fértil y muchas de sus ciudades están rodeadas de naranjos, palmeras, olivos, almendros, etc. Fue la tierra elegida de Dios y tierra reconocida por los cristianos como Tierra Santa, porque allí nació, se crió, y predicó Jesucristo El Evangelio hasta su muerte. Jerusalén es la capital de Palestina, y muy cerca de ella se encuentra Belén, pueblo pequeño donde nació Jesucristo.

    Después de la muerte de Jesucristo, Jesucristo resucitó y se apareció a sus discípulos, y les mandó que predicaran El Evangelio en todos los pueblos, y que bautizaran a todos los creyentes en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

    Los nombres de los doce Apóstoles eran: Simón, a quien El Señor puso el sobrenombre de Pedro; Santiago (el Mayor), hijo de Zebedeo; Juan, hermano de Santiago; Andrés; Felipe; Bartolomé; Mateo; Tomás; Santiago (el Menor), hijo de Alfeo; Tadeo; Simón cananeo y Judas Iscariote. Judas Iscariote fue el traidor que entregó a Jesucristo a los judíos por treinta monedas de plata, y después, atormentado por este crimen, se ahorcó.

    Los Apóstoles, después de ascender El Señor a los cielos, cuando aún se hallaban todos reunidos en Jerusalén, sintieron la inspiración de escoger al Apóstol que faltaba para seguir siendo doce, y entre todos los varones que más habían acompañado a los Apóstoles y a Jesucristo, se presentaron dos: José Barsaba, llamado Justo, y Matías. Y orando, dijeron: «Tú Señor, que conoces los corazones de todos, muestra cuál de estos dos escoges.......» «Echaron suerte sobre ellos y cayó la suerte sobre Matías, que quedó agregado a los once Apóstoles» { Hechos, 1.

    Pronto, los Apóstoles sintieron la llamada del Señor, que los mandaba distribuirse por todos los pueblos de la tierra que ellos pudieran alcanzar, para llevar a todos los hombres y mujeres que pudieran la Buena Nueva del Evangelio. Debemos recordar con cariño también no sólo a los Apóstoles, sino a todos aquellos discípulos de Jesucristo y de los Apóstoles que también los acompañaron, ayudaron, y muchos de ellos dieron su vida también, igual que los Apóstoles, para que florecieran en todas partes Comunidades Cristianas.

    JESUCRISTO Y SAN JUAN BAUTISTA: Murieron en Jerusalén. En este lugar también fueron perseguidos muchos cristianos.

    SAN JUAN APÓSTOL: Marchó a Efeso, y luego fue desterrado a la isla de Patmos. Fue un gran Evangelista y luchador por la causa de Jesucristo, y de él se recuerdan muchos milagros. Murió de anciano.

    SAN FELIPE: Marchó a Escitia y luego a Hierápolis, en Frigia. Sus hechos son admirables, y murió crucificado como Nuestro Señor.

    SAN ANDRÉS: Marchó a Escitia, después a los sogdianos y a los pueblos de Etiopía y otros lugares. Su predicación fue acompañada de muchos milagros. Murió en Acaya, durante el imperio de Nerón. Murió crucificado, pero no clavado, sino atado con sogas para que su tormento durara más.

    SAN SIMÓN Y SAN JUDAS TADEO: El primero predicó en Egipto y el segundo en Mesopotamia. Después los dos marcharon a Persia. Predicaron en Babilonia y en diversas partes del país, hasta llegar a una ciudad muy importante llamada Suamir. Los sacerdotes de los ídolos, al ver los milagros que realizaba Dios a través de los dos Apóstoles, montaron en tanta cólera, que abalanzándose sobre Simón y Judas, los despedazaron.

    SAN MATEO: A este Apóstol le correspondió predicar en Etiopía. Antes de que los Apóstoles se separasen para predicar, San Mateo había escrito su Evangelio, siendo el primero de los Evangelistas, haciéndolo en lengua hebrea o siriaca, que era la común entre los hebreos. San Mateo en Etiopía sufrió muchas calamidades y convirtió a muchos a la fe de Jesucristo. Murió atravesado por las lanzas de los ministros del rey Hitarco.

    SANTIAGO EL MENOR, HIJO DE ALFEO: Era tenido por los demás Apóstoles en gran consideración y aprecio. Ananías, sumo sacerdote de Jerusalén, amenazó a Santiago para que no predicara en Jerusalén, pero Santiago aprovechó en la fiesta de Pascua, ya que habían acudido a Jerusalén muchos judíos, y subió a lo alto del templo, a una especie de azotea, para predicarles. Y les predicó a Cristo, y muchos cristianos le escucharon con alegría. Sin embargo, los sacerdotes subieron a lo alto del templo, se apoderaron de Santiago, y lo arrojaron desde lo alto. El santo Apóstol no murió enseguida, y con las fuerzas que aún le quedaban aún pidió perdón para aquellos que le habían hecho tanto daño. Pero muchos judíos le rodearon y, sin piedad, comenzaron a lapidarle. Santiago el Menor había sido jefe de la Iglesia de Jerusalén durante 33 años.

    MATÍAS: Fue el Apóstol que había sido escogido en el lugar de Judas Iscariote. Los Apóstoles presentaron a dos de los discípulos que más les habían acompañado, y después de orar, lo echaron a suertes para que Dios escogiera entre ellos. Fue escogido Matías. A San Matías le correspondió predicar en el reino de Judea, y durante más de 30 años predicó también en Etiopía. La muerte de San Matías está referida en el libro de los condenados, donde se consignaban las condenas de muerte de los cristianos por haber "violado la ley de Moisés", según decían ellos; también allí estaban consignados San Esteban y los dos Santiagos. Los judíos sentenciaron a San Matías a ser apedreado. Los romanos que gobernaban aquella provincia, horrorizados por este suplicio, se acercaron al santo, que ya estaba muy mal herido, y acabaron de matarle cortándole la cabeza.

    SANTIAGO EL MAYOR, HIJO DE ZEBEDEO: Este Apóstol y Juan, su hermano, fueron llamados por Jesús Hijos del Trueno. Y más tarde, a Santiago el Mayor, se le llamó también luz y Patrón de las Españas. Predicó Santiago en Jerusalén y en Samaría. Llegó a España, donde permaneció algún tiempo predicando, convirtiendo a nueve discípulos. Dice la tradición que en España se le apareció la Virgen, y que le animó a que siguiera predicando en España. Después de su predicación en España, Santiago volvió a Jerusalén, donde fue martirizado. Allí predicó, antes de morir, predicó con gran fervor El Evangelio de Jesucristo. El rey Herodes, para contentar a los judíos, que odiaban a Santiago, ordenó que le degollasen. Dice la tradición que sus discípulos lo trajeron a España para ser enterrado.

    SAN PEDRO: Fue llamado príncipe de los Apóstoles. Pedro predicó con tanto amor a Jesucristo, que convirtió a muchísimos en Jerusalén, que luego se bautizaron. Intervino en el Concilio de Jerusalén y apoyó a Pablo, diciendo que a los cristianos no se les debía imponer ni la circuncisión ni las leyes judías. Predicó también en Lidia, Sarón, Jopé, El Ponto, Galacia, Capadocia, Asia, Bitinia, y otras ciudades. Marchó el santo Apóstol a Roma acompañado de su discípulo San Marcos, que después escribió el Evangelio. Iba llegando el momento en que San Pedro y San Pablo morirían, y los discípulos de San Pedro pidieron a éste que saliese de la ciudad. San Pedro salió de Roma, y en un lugar llamado «Santa María ad Passus» se le apareció Jesús. Cuando San Pedro le preguntó al Señor que dónde iba, El Señor le respondió que a Roma, a morir crucificado otra vez. Entonces San Pedro comprendió que debía volver a Roma dispuesto a morir, y así lo hizo. Nerón prendió a San Pedro y a San Pablo, y mandó que San Pedro fuese crucificado y San Pablo degollado; pero antes fueron azotado cruelmente. San Pedro y San Pablo se despidieron con gran amor y ternura antes de ser separados para morir. San Pedro pidió que le crucificaran con la cabeza hacia abajo, porque no quería morir como Jesucristo, por no sentirse digno de ello. Ya en la cruz, antes de morir, habló a la multitud para que creyesen en Jesucristo, y después murió.

    SAN PABLO: Aunque no es uno de los doce, fue considerado el Apóstol de los gentiles, y se hizo acompañar de varios de sus discípulos por las diversas ciudades donde predicaba. Uno de sus acompañantes fue San Bernabé, y otro San Marcos. A este fervoroso cristiano, San Pablo, se le atribuyen varias cartas doctrinales. Desde Jerusalén marchó a Damasco, y luego estuvo en Derbe, Listra, Iconio, Antioquía, Chipre, Siria, Cilicia, Macedonia, Atenas, y otros muchos lugares, llegando hasta Roma. En el concilio de Jerusalén, junto a Santiago y Pedro, defendió la libertad cristiana, frente a las leyes judaizantes. Este Apóstol fue un gran misionero y sufrió mucha persecución. En Jerusalén fue acusado por los judíos y los romanos, y encadenado lo llevaron hasta Roma, y allí estuvo preso. A los 12 años del imperio de Nerón, éste lo mandó prender juntamente con el Apóstol San Pedro, y a San Pablo mandó decapitarlo. El lugar donde fue decapitado se llama "las tres fontanas".

    Todos estos Apóstoles, junto con muchos discípulos, predicaron El Evangelio de Jesucristo e hicieron que en el mundo de Occidente brotaran miles de comunidades cristianas, y así es como se conoció El Evangelio en todo el Occidente.

    BARTOLOMÉ Y TOMÁS LLEGARON AL ORIENTE

    SAN BARTOLOMÉ:

    No nos han llegado las actas más antiguas de los hechos de San Bartolomé, y las que se conservan datan de entre 450 y 550, procedentes de la provincia oriental del Imperio Bizantino y de origen nestoriano. El Homiliario cristiano Armenio nos indica que el Apóstol San Bartolomé predicó el Evangelio hasta la ciudad de Edén. Eusebio de Cesárea también nos cuenta que San Panteno (siglo ll) en su viaje que hizo a la India encontró allí las comunidades cristianas fundadas por San Bartolomé.

    Cuando San Bartolomé llegó a la India, la idolatría, la superstición, y los sacrificios a los ídolos invadían aquellas tierras, como nos dicen sus hechos. Dios le escogió para a través de él hacer allí muchos milagros, y muchos enfermos le seguían con la esperanza de ser curados.

    Llegó hasta la corte del rey Polimio, y curó a la hija de éste de una terrible enfermedad. El rey quiso recompensarle con riquezas, pero San Bartolomé no las aceptó, sino que predicó al rey ampliamente la doctrina de la Redención. Este rey se convirtió a Jesucristo, pero su hermano, Astiages, adorador de los ídolos, cuando ascendió al trono, se enfureció contra San Bartolomé, y mandó que apalearan al Apóstol, y después de darle una enorme paliza, lo desollaron vivo.

    Polimio, después de la muerte del Apóstol, dirigió la Iglesia de aquella parte del mundo a lo largo de veinte años.

    Los hechos de San Bartolomé también nos recuerdan varios de los milagros que hizo el Señor a través del Apóstol después de su muerte.

    SANTO TOMÁS:

    Después de que recibieron el Espíritu Santo todos los Apóstoles, Santo Tomás, predicó en Jerusalén y Judea, y luego marchó a predicar a Oriente. Y según la tradición, allí encontró a los tres sabios de Oriente (los que fueron un día a Belén a adorar al Niño Jesús) . Los bautizó y los tomó por compañeros en sus trabajos y en su predicación. Con él estaba también Tadeo, uno de los doce discípulos, que más tarde iría a predicar El Evangelio a Agabaro, rey de Edesa. Santo Tomás predicó a los medos, persas, hircanos, y brahmanes, llegando hasta la India.

    También estuvo en Etiopía, donde bautizó a muchos discípulos. Estuvo en muchos países, y llegó hasta la China, pero donde más tiempo permaneció fue en la India Oriental. Allí hizo Dios a través de Santo Tomás muchos milagros y muchas conversiones. Sin embargo, los brahmanes o sacerdotes de los ídolos se llenaron de odio contra Santo Tomás, y un día, hallándose el santo Apóstol en una cueva, cerca de la ciudad, haciendo oración, y arrodillado ante una cruz que tenía esculpida en una piedra, se lanzaron sobre él los brahmanes y uno de ellos le atravesó con una lanza, matándole.

    Sus discípulos tomaron el cuerpo de Santo Tomás y lo sepultaron en la misma iglesia que él mismo había hecho edificar.

    Todo esto ocurría en el primer siglo de nuestra era, cerca de la ciudad de Meliapur, junto al golfo de Bengala. Gobernaba en aquel tiempo aquella ciudad el rey Sagamo.

    Según la tradición, un discípulo de Bardesanes compuso hacia el año 200 los Hechos de Tomás. Las Escrituras que narran los hechos de Juan, Pedro, Pablo, Andrés y Tomás fueron prohibidas y arrojadas a la hoguera en el siglo V por orden del sumo pontífice León el Grande, que las tachó de peligrosas mentiras heréticas.

    En la India se mantiene la tradición de que Santo Tomás llegó allí por el camino de la seda, que atravesaba Persia y el Tíbet.

    Los Hechos de Tomás, conservados en el Este de Siria, sobre todo por los cristianos caldeos, comienzan hablándonos del reparto que se hicieron ellos mismos para evangelizarlos. Estos informan que Santo Tomás fue enviado a Gundapher, rey de los indios. Según una tradición de los cristianos de Santo Tomás, habría fundado en estos territorios siete protocomunidades.

    SIGUE EN LA SIGUIENTE RESPUESTA...

    Los cristianos solo deben guardar los mandamientos de Jesucristo…

  • #2
    COMENTARIO A LA HISTORIA DE LA INDIA DESDE ANTES DE JESUCRISTO:

    Los historiadores, como Heródoto, Arriano y otros, no ven en los pueblos que ellos conocen de la India ninguna religión grande y extendida. Mayormente ven ignorancia, superstición, y muchas tradiciones dignas de pena... Las primeras conquistas extranjeras de la India de las que se tiene noticias fueron las de Darío del imperio persa, que llegó hasta las mismas puertas del Punjab y dominó la región al oeste del Indo, que quedó incorporada al imperio persa.

    Después de estas conquistas, Alejandro Magno conquistó el Irán y también llegó hasta las tierras bañadas por el Indo; atravesó el río Hydaspes y llegó hasta el Hifasis, sin embargo, sus soldados no quisieron seguir más lejos, por aquellas desconocidas tierras de la India. Después marchó contra Magadha, se apoderó del trono y estableció su dinastía en estas tierras de la India. Su capital fue Palibothra (323-322).

    La India y Siria fueron colonizadas por sucesivas expediciones de griegos: Alejandro; Antíoco; Eucrátides, 175; Menandro, 155, etc. Y desde entonces empezaron a dominar los griegos sobre la India.

    También los romanos siguieron a los griegos en estas conquistas de la India y de la China, buscando la ruta de la seda. Después de los griegos quisieron invadir el Oriente, atraídos por las riquezas que allí se encontraban, pero su invasión fue parada por los partos y otros pueblos de Asia. Estos últimos acontecimientos ocurrían ya bien entrado el primer siglo de nuestra era.

    Los judíos, por otra parte, también afirman que sus comunidades llegaron a la India quinientos años antes de Jesucristo, sobre todo los judíos que habitan en Kerala, al sur de la India. Muchos judíos, como nos dice la Biblia, se dispersaron por muchos pueblos muy alejados de Palestina, después de la destrucción del primer templo de Jerusalén por los ejércitos babilonios de Nabucodonosor, 600 años antes de Jesucristo, aproximadamente.

    También se dispersaron muchos judíos de Palestina después de la segunda destrucción del templo de Jerusalén. Esta destrucción fue llevada a cabo en el año 70 después de Jesucristo por los ejércitos romanos mandados por el general Tito.

    Muchos judíos habitaron en Mesopotamia durante el imperio de los partos (siglo ll antes de Jesucristo). Luego, muchas de estas comunidades judías, se extendieron por Persia, Armenia, Afganistán y la India.

    En todos estos detalles anteriores nos hemos remontado desde el principio de la historia de estos pueblos, hasta el siglo primero después de Jesucristo, y vemos que la historia nos narra cómo los imperios más antiguos del mundo, como los medos, los persas, los griegos, los romanos y judíos, influyeron directamente en transmitir sus culturas a los habitantes de la India.

    Pero, sobre todo, los que más influyeron en transmitir su cultura y religión, desde el primer siglo de nuestra era, fueron las comunidades cristianas. Desde la llegada de los Apóstoles se fueron extendiendo estas comunidades por toda Asia, y en tiempos de las primeras invasiones mahometanas de la India, siglo Vlll, nos cuentan los historiadores cristianos de aquellos tiempos, como el metropolitano nestoriano Mar Abraham y otros misioneros, que las comunidades cristianas en la India y en otros muchos lugares de Asia, eran numerosísimas.

    Hay que destacar que desde los siglos V al Vlll, existían dos grandes comunidades cristianas en Asia: los cristianos de Santo Tomás, que habitaban al sur de la India, sobre todo en las ciudades de las costas, y los cristianos nestorianos, también llamados caldeos, que se extendieron por toda Asia, llegando hasta el Tíbet y la China.

    A partir de la dominación árabe, muchas de estas comunidades fueron despareciendo, y cuando el famoso mercader veneciano Marco Polo llegó a estas tierras de Asia, él nos describe en sus relatos que encontró a estas comunidades ya muy perseguidas por diversas corrientes religiosas enemigas de los cristianos que desde hacía bastante tiempo se iban desarrollando.

    Después de Marco Polo hicieron muchos esfuerzos franciscanos, jesuitas, y otros misioneros de otras órdenes, en propagar el Evangelio y hacer grandes comunidades cristianas en Asia. Pero la persecución iría cada vez más en aumento contra los cristianos, y también por las luchas internas, entre las diferentes confesiones cristianas, como eran los cristianos de Santo Tomás, cristianos nestorianos y católicos.

    En estos últimos años, la gran mayoría de estas comunidades cristianas, que llegaron a ser tan numerosas en Asia en la Edad Media, han desaparecido casi por completo, y las últimas noticias que nos llegan casi diariamente, son desastrosas en cuanto a los pocos cristianos que quedan ya, sobre todo en Asia y en África. Son muchos los que han sido perseguidos y muertos, pues en muchos de estos pueblos llamarse cristiano hoy día es correr un gran peligro.



    RELACIONES ENTRE PERSIA, EDESA Y EL ORIENTE, Y LA EXPANSIÓN MISIONERA EN EL ORIENTE

    En los primeros años del Cristianismo, y ciertamente antes de finales del s. ll, parece que los cristianos de la India tenían relaciones con la Iglesia de Edessa. En los alrededores de Edesa se habían encontrado los Hechos de Tomás (Acta Judae-Thomae), y también un Evangelio arameo o siríaco, que había encontrado en la misma India San Panteno. Y ya, desde el 325, Edesa mantenía estrechas relaciones con la Iglesia Cristiana de Persia :

    EDESA: Antigua ciudad mesopotámica (actual URFA, en Turquía), ocupada por los asirios y ampliada después por Seleuco l , se llamó Antioquía bajo Antioco Vll y en la época bizantina fue un importante centro cristiano, donde se encontraba una escuela cristiana y algunos monasterios, hasta que cayó bajo la dominación árabe en el año 639.

    SOBRE LOS HECHOS DE BARLAAM Y JOSAFAT

    La actividad misionera de los cristianos nestorianos siempre tuvo un contacto bastante frecuente con las Comunidades Cristianas de la India, desde los primeros siglos. Mientras esta actividad misionera cristalizaba más ampliamente en la India, centro de Asia y China, los Cristianos de Santo Tomás en la India sufrían mucha persecución, a la vez que hacían muchas conversiones, según nos cuenta la historia.

    Una de éstas, de la que queremos hablar ahora, es la de un príncipe indio llamado Josafat. Esta historia se cree que fue recogida por los misioneros nestorianos, y se daba a conocer seguidamente a las Comunidades Cristianas de Occidente.

    Según la tradición fue escrita y llevada a Jerusalén por San Juan Damasceno (siglo VII), siguiendo la tradición de los Cristianos de la India. Barlaam, asistido por la gracia divina, convirtió al Cristianismo al príncipe Josafat, llamado también Budasaf por otros escritores, cuando ya la religión cristiana se había desarrollado grandemente en la India, y todas estas tierras estaban llenas de predicadores y de monjes.

    Se conservan algunos manuscritos griegos sin datación sobre la historia de Josafat y Barlaam, que pueden remontar su antigüedad hasta el siglo X. El más antiguo de los datados que se conservan es de 1021 (ms. V. 3692 de Kíev), que fue descubierto en Odessa y que procede de Atos.

    Según cuentan estos hechos, un rey de la India llamado Abenner, muy enemigo por cierto de los cristianos, que no tenía hijos, después de mucho tiempo esperando un hijo, por fin la Providencia le dio uno, y le dio el nombre de Josafat.

    Cuando nació el niño llegaron al palacio muchos astrólogos para predecir el futuro del niño, y entre ellos el último que habló le dijo al rey que aquel niño no sería el heredero de su padre, sino que se convertiría a la religión de Jesucristo. El rey se asustó mucho por esta predicción y quiso aislar al niño del contacto de los cristianos, y para ello mandó construir un gran palacio y allí mantuvo al niño hasta que fue mayor, rodeado de placeres.

    Un día, ya siendo hombre, cuando iba de paseo con unos acompañantes, encontró a dos hombres, uno de ellos era ciego y el otro leproso, y esto le produjo una gran tristeza. Poco tiempo después, paseando por el campo, encontró a otro hombre muy viejo, todo encorvado y con la cara llena de arrugas.

    Al ver el estado tan penoso de aquel hombre preguntó a sus acompañantes que a qué se debía tanta desgracia. Luego se preguntó a sí mismo y preguntó a los demás sobre la muerte, pero nadie le supo contestar de forma que calmara su ánimo.

    Y así permaneció triste mucho tiempo, hasta que un día encontró a Barlaam, Santo predicador cristiano, y encontró en este hombre todas sus respuestas.

    Cuando el monarca se enteró de que su hijo se había hecho cristiano calló enfermo de indignación. Fueron muchas las cosas que intentó el rey para seducir a su hijo, pero todas estas cosas no vencieron a Josafat, pues éste pidió ayuda a Dios en la Oración y logró escaparse de todas las trampas. Después, lleno de alegría y confirmado en las enseñanzas cristianas, huyó al desierto, donde vivía Barlaam, y encontrándolo se quedó a vivir con él con mucha alegría. Estos dos cristianos llegaron a ser tan amigos, que cuando murieron los enterraron a los dos juntos. Esto fue por obra y conocimiento del rey que gobernaba aquellas tierras en aquel tiempo, llamado Baraquías.

    Este pequeño relato, resumen de los hechos de estos dos santos, sólo recoge el recuerdo de unas pocas maravillas de las muchas que hizo Dios a través de ellos. Es un gran ejemplo de humildad y reconocimiento del amor que se debe a Jesucristo y a su Evangelio.

    Este ejemplo también fue conocido en la India y otros lugares de Asia por grupos religiosos orientales, que tuvieron en cuenta este ejemplo para enriquecer sus enseñanzas.

    MARCO POLO LLEGA A LA ISLA DE CEILAN A FINALES DEL SIGLO XIII.

    Marco Polo en uno de sus últimos viajes por las tierras y mares de Oriente, llegó a la famosa isla de Ceilán y allí descubrió que los nativos de esta isla recordaban un relato muy parecido a los hechos de Barlaam y Josafat..., pues ellos recordaban que sus antepasados habían venerado siempre a un príncipe llamado Sagamoni que había llegado a esta isla huyendo de la vanidad y los lujos que le ofrecían en su palacio, buscando a su Creador para encontrar la verdad y para servirle.

    El relato de Marco Polo en cuanto a este príncipe te deja sobrecogido por el parecido que tiene con los hechos de Barlaam y Josafat. Las principales y más conocidas religiones del Oriente recogen en sus enseñanzas y ejemplos muchos ejemplos que tienen una raíz común con el Cristianismo.

    Éste fue el legado que dejaron todos aquellos héroes llamados Apóstoles y discípulos de Jesucristo para los habitantes de todas aquellas tierras que conocieron desde el primer siglo las enseñanzas del Evangelio de Jesucristo.

    Por motivos de las grandes persecuciones, durante mucho tiempo muchas comunidades cristianas quedaron aisladas, y tuvieron que respetar y aceptar las tradiciones que les envolvían. Esto hizo que los nativos de aquellas naciones confundieran, en parte, las enseñanzas cristianas con sus símbolos, tradiciones y costumbres.

    Por eso, los nombres de sus héroes y dioses pueden ser diferentes, según las tradiciones de estos pueblos, pero la marca inconfundible de la enseñanza de Jesucristo es común durante siglos para todas las corrientes religiosas desarrolladas en Oriente…, desde confucionistas, taoístas y bonzos adoradores de xaca, en la China, hasta las diversas corrientes hinduistas, jainistas y budistas, en la India y otras partes de Asia.

    De entre todas estas corrientes religiosas, la más parecida a los cristianos católicos, por algunas de sus enseñanzas y prácticas religiosas, es el lamaísmo. Muchos que han vivido en el Tíbet y han conocido esta corriente religiosa han llegado a llamar a esta religión: el catolicismo amarillo o de Oriente.

    SIGUE EN LA SIGUIENTE RESPUESTA...
    Los cristianos solo deben guardar los mandamientos de Jesucristo…

    Comentario


    • #3
      LOS NESTORIANOS

      Según nos cuentan estos hechos anteriores, en el siglo lV los Cristianos en la India sufrían persecuciones grandes y terribles ; pero también conseguían conversiones que les llenaban de esperanza y alegría. Por otra parte, y como hemos dicho anteriormente, algunos historiadores creen que desde el siglo ll estos Cristianos de la India ya tenían algunos contactos con los misioneros cristianos que venían de Siria y Medio Oriente. Y en el siglo V parece ser que se habían unido a la sede de Seleucia-Ctesifonte, cuando comenzaba a reafirmarse la iglesia de Persia o Mesopotamia.

      En los relatos de los franciscanos y dominicos se recuerda la actividad misionera de los nestorianos. Esta predicación misionera comenzó en tiempos del patriarca Mar Abha el Grande (540-552), defensor de la Iglesia persa. En el siglo VII se produjo una gran expansión del Islam, y ante esta amenaza y persecución, los nestorianos llegaron en los siglos Vl-Vlll hasta China, Asia Central y la India. Uno de los monumentos cristianos nestorianos es el de Sianfú (781) (de la provincia china de Schensi), que contiene parte de la fe cristiana de los nestorianos. Con inscripciones sirias y chinas también se informa sobre el viaje misionero de Alofén a China (año 635) y de cómo le recibió el emperador Tai Tsung.

      La expansión de los Cristianos nestorianos por toda Asia está testimoniada ampliamente por muchas señales, muchos historiadores, y por muchos misioneros y viajeros, que conocieron estas comunidades en Asia. Pero si grande fue su expansión, también está testimoniada la terrible persecución que han sufrido durante todos estos siglos, hasta casi su total exterminio, por diversas corrientes religiosas del oriente enemigas del cristianismo.

      Estas comunidades cristianas sirias, más tarde llamadas comunidades nestorianas, desde que el patriarca Nestorio de la iglesia siria se apartó de Roma, se cree que siempre tuvieron contacto desde los primeros siglos con los cristianos de Santo Tomás de la India (Goa, Kerala, Malabar, etc.), pues cuando los portugueses, y los misioneros que con ellos iban, llegaron a la India en el siglo XV y conocieron estas comunidades de cristianos de Santo Tomás, estos cristianos ya seguían las tradiciones de rito caldeo o nestoriano, pues ofrecían obediencia a los patriarcas caldeos y tenían metropolitanos (obispos).

      Los misioneros nestorianos pronto llegaron hasta Asia Central y China, y según las crónicas nestorianas, en el siglo V ya había comunidades cristianas nestorianas en Sistan, Merw, Herat y en las orillas del golfo Pérsico.

      Los heftalitas de Bactriana solicitaron un obispo en el año 549 y Samarcanda se convirtió en obispado en el siglo VI-VII. El Katholikos Timoteo l (patriarca nestoriano), 780-823, que organizaba en aquel tiempo las misiones, nos ofrece la voluminosa correspondencia que nos informa de la actividad misionera de los nestorianos en todo el centro asiático, China, Tíbet, y otros lugares de Asia, que tenían metropolitanos y cientos de miles de fieles por todas las comunidades.

      El emperador chino Tay-sung acogió al misionero nestoriano O-lo-pen; hizo traducir los libros cristianos que éste traía y publicó un edicto a favor del cristianismo; hizo que se levantara un templo cristiano y que a su servicio estuvieran 21 sacerdotes. Según la estela de Singanfu, los emperadores siguientes, como Kao-sung, sucesor de Tay-sung, construyeron templos cristianos en todas las ciudades de su imperio. Al monje O-lo-pen se le concedió el título de Gran General para todo el imperio. Muchas familias se convirtieron al Cristianismo. Pero a partir del año 699 comenzaron las primeras persecuciones por parte de los idólatras de la China, y se cree que murieron muchos cristianos.

      Son muchos los testimonios que nos indican que el Cristianismo llegó a muchas partes del Oriente, desde los primeros siglos. Después de los portugueses y españoles, a partir del 1600, llegaron los holandeses, franceses e ingleses a la India y a China, aprovechándose de las rutas abiertas ya por los primeros descubridores. También disputaron las tierras conquistadas a los primeros conquistadores y se establecieron en ellas. Finalmente la India, y otras muchas partes del Oriente, pasaron a ser colonias inglesas.



      NESTORIO

      Nos dicen los historiadores que entre todas las comunidades cristianas separadas de Roma la más antigua es la de los nestorianos. Ellos dicen que su doctrina procede directamente de los Apóstoles y fue Nestorio el que les siguió a ellos y no ellos a Nestorio.
      Se dice que la religión católica en el Concilio de Éfeso condenó a Nestorio como equivocado y lo desterró, y desde entonces, la escuela catequética de Edesa, de Siria, que pertenecía al imperio romano desde el 435, pasó a ser el centro principal del nestorianismo.

      EXPANSIÓN DEL CRISTIANISMO EN ASIA:

      La invasión musulmana del 637, en guerra contra los católicos, respetó sin embargo, a los cristianos nestorianos en ese tiempo, y la corte de los califas se llenó de médicos y astrónomos nestorianos, sobre todo durante los califatos de Al-Manzor y de Harum Al-Rasid.

      Los nestorianos también evangelizaron a los turcos, y convirtieron a su rey, y los Keraítas, habitantes de Mongolia, se convirtieron en masa al cristianismo nestoriano en el 1007. También se convirtieron en el siglo Xll los Ongüt, que guardaban las fronteras de China y Mongolia.

      Gengis Khan

      Keraítas y Ongüt fueron más tarde derrotados por Gengis Khan, que unió al pueblo mongol, que llegó a ser un fuerte imperio desde el siglo Xll. Los mongoles conocieron también el cristianismo y muchos de ellos, incluso príncipes y reyes, se hicieron cristianos. Los historiadores están de acuerdo en que los mongoles fueron respetuosos con los cristianos, excepto en algunas ocasiones, y en muchos casos los defendieron y los apoyaron, sobre todo cuando los mahometanos comenzaron a desarrollarse por Asia Central.

      El rey mongol Ghazan, convertido al mahometismo, a partir del 1295 diezmó la población cristiana. Más tarde, la paciente labor del patriarca nestoriano (katholicos) logró calmarle, convertirle al cristianismo, y hacerle comprender sus errores. Pero Oldjaïtu, que subió al poder en el 1306 y se convirtió al mahometismo, hizo una matanza general de cristianos en Arbelas. En tiempos de estas persecuciones dirigía la iglesia nestoriana el anciano Yahballaha, y la iglesia nestoriana contaba con 30 provincias eclesiásticas. Existían comunidades nestorianas desde el golfo Pérsico hasta Manchuria, y algunas ciudades eran cristianas en su totalidad.

      El famoso Preste Juan

      Entre los keraítas que habitaban en Mongolia se podían contar hasta cerca de 200.000 convertidos al cristianismo. También los Ongüt recibieron la misma fe y un príncipe de esta tribu fue el famoso Preste Juan..., lo menciona por primera vez Otto de Frisinga en el año 1145, en una carta a Honorio lll. Como hemos dicho anteriormente, los Keraítas y los Ongüt fueron derrotados por Gengis Khan. Sin embargo, respetó la fe de estos pueblos y sus descendientes tomaron esposas cristianas. Algunas, descendientes también del famoso Preste Juan.

      De toda esta expansión de los nestorianos se conservan muchos monumentos que se han ido encontrando a partir de 1890, y de ellos puede deducirse que tenían una buena organización religiosa. Las estelas, lápidas, y otros monumentos, testimonian la historia de estos hechos. También hay inscripciones diversas encabezadas siempre con el signo de la cruz. Sólo entre 1890 y 1930, habían sido descubiertos ya más de 200 monumentos.

      CRISTIANOS PERSEGUIDOS

      En el tomo XXX de Historia de la Iglesia, de Ángel Santos, se recoge con mucha tristeza, la persecución que sufrieron los cristianos de Santo Tomás en la India. Estos relatos nos dicen que esta comunidad cristiana, que en siglos anteriores había sido tan grande en la India, y que abarcaba sobre todo las costas occidental y oriental de la India, incluida la isla de Ceilán, con el tiempo había sido diezmada por los reyezuelos vecinos idólatras y paganos, que se habían ido apoderando poco a poco de todas las tierras donde vivían los cristianos, provocando muchas persecuciones contra ellos.

      Los cristianos que habitaban en las grandes ciudades, como Mylapore, donde había muerto Santo Tomás, y otras, huyeron la mayoría a las altas montañas, especialmente, a las montañas de la península hindostánica. Ésta es la causa de que cuando llegaron los portugueses en el siglo XV a la costa Malabar, hubiera allí tan pocos cristianos, y tan perseguidos, que si no hubiese sido por el respeto que impusieron los portugueses en estas tierras, no hubieran sobrevivido. Los demás estaban refugiados en las montañas. Por este motivo, estos fueron llamados por los portugueses Cristianos de la Sierra.

      MUCHOS ORIENTALES NO QUIEREN AL CRISTIANISMO

      Algunos gurús y escritores orientales y orientalistas se empeñan en decir que la presencia cristiana y la influencia de sus enseñanzas no fue significativa en Oriente, especialmente en la India y en la China..., pero la historia no nos dice lo mismo: hubo muchas comunidades cristianas que habitaron desde el principio de nuestra era en muchísimas partes del Oriente, y la influencia cristiana de sus enseñanzas está bien patente, en parte, en todas las doctrinas del Oriente. Y esta influencia ha sobrevivido a pesar de las grandes persecuciones que ha habido hasta hace unas cuantas décadas.

      Es ahora cuando empieza a ser mínima la presencia cristiana en muchos países de Oriente, todo por motivo de las grandes persecuciones. Y de estas persecuciones bien fueron testigos Marco Polo y muchos viajeros y misioneros, que les tocó vivir aquellos angustiosos momentos en aquellas tierras, los cuales nos dejaron sus relatos.

      Los relatos de Marco Polo nos dicen que en una sola provincia de la China él conoció a 700.000 familias de cristianos, que estaban ocultos y no podían decir que eran cristianos, por miedo a los idólatras. Esto, según cuenta el relato de Marco Polo, ocurrió cuando estuvo él en la China, a finales del siglo Xlll, en la ciudad de Fugiú.

      UN RECUERDO INOLVIDABLE

      "Cómo se encontró el sepulcro de Santo Tomas"

      Los relatos de Marco Polo entregaron a los reyes de Europa el testimonio de que en el Oriente había reyes y príncipes cristianos, había muchas comunidades cristianas de los nestorianos, y también que al sur de la India aún quedaban pueblos cristianos, discípulos del Apóstol Santo Tomás. Estos relatos encendieron el ánimo de algunos reyes de Europa, y fueron los reyes de Portugal los que más interés pusieron en tomar contacto con estos reinos cristianos del Oriente.

      Así que, mientras Colón, asistido por muchos españoles, buscaba las tierras de las Indias por el camino de Occidente, las expediciones portuguesas, capitaneadas por Vasco de Gama, con mucho peligro y esfuerzo, y sobre frágiles embarcaciones, atravesaban los tormentosos mares de las costas de África, salvaban también el igualmente tormentoso cabo de Buena Esperanza, y bordeando Sumatra, y atravesando el Océano Índico, llegaban gloriosamente a las costas occidentales de la India.

      Aquellas expediciones costaron muchos barcos y muchas vidas a Portugal, pero con el entusiasmo de encontrar en esos lugares hermanos cristianos, aquellos hombres llegaron a las costas de la India, y por su fe llegaron a ser temidos por muchos reinos de la India que tomaron contacto con ellos. Es posible que entre ellos fuera gente ambiciosa, pues nos dice la historia que algunos de ellos no se portaron correctamente, pero, sin embargo, el esfuerzo de los demás fue heroico y siempre se debería recordar con cariño, pues muchos misioneros y escritores han creído siempre que las comunidades de Santo Tomás, tan perseguidas cuando ellos llegaron, encontraron alivio y consuelo en estos hombres que los abrazaron como hermanos de fe, y que posiblemente los salvaron de una muerte segura porque la persecución contra ellos ella terrible en aquellos momentos.

      Los cristianos de Santo Tomás recordaron a los portugueses que el cuerpo del Apóstol Santo Tomás aún seguía enterrado en las ruinas de una pequeña ermita que el mismo Apóstol construyó para que quedara siempre como símbolo de su amor a Jesucristo.

      El cuerpo del Apóstol, después de ser asesinado, sus discípulos lo llevaron hasta esta ermita y allí fue enterrado. Estas noticias llegaron hasta los reyes de Portugal, y el rey de Portugal mandó una expedición con expertos para que encontraran el cuerpo de Santo Tomás, y descubrieran todas las pruebas que pudieran sobre estos hechos.

      Los nativos de aquel lugar, que habían guardado en su corazón siempre los detalles de estos acontecimientos, llevaron a los expertos portugueses hasta este lugar, y después de no poco esfuerzo, encontraron maravillados el cuerpo de Santo Tomás, así tal y como decían aquellos cristianos que había sido enterrado, después de ser asesinado. Más tarde, allí mismo por orden del rey de Portugal, fue construido por los portugueses y los cristianos de Santo Tomás, un templo en memoria del Apóstol, que aún existe y lleva su nombre.

      DESCIFRADA LA INSCRIPCIÓN DE LA CRUZ DE SANTO TOMÁS

      Cuando encontraron el cuerpo de Santo Tomás también encontraron una cruz labrada de medio relieve que tenía sobre la punta de arriba pintada un ave, como una paloma, como representando la Venida del Espíritu Santo. Tenía también la cruz unos caracteres antiguos alrededor que, aunque los expertos enviados por los reyes los examinaron, no pudieron descifrarlos.

      Así es como fue llamado un anciano conocedor de las escrituras antiguas de la India, que se esforzó en descifrarlos. Aquella escritura confirmaba que allí había estado el Santo Apóstol, en aquel lugar, y que allí hizo una Iglesia y convirtió muchas almas, y entre ellos, a varios reyes de la costa Malabar y de otros lugares.

      Para confirmar más el resultado de este hallazgo, los portugueses buscaron a otro anciano muy docto en las lenguas de la India, que después de estudiar con detalle aquella escritura, y sin saber de la declaración del primer anciano, explicó lo que decían las palabras escritas en aquella cruz, coincidiendo igualmente con lo que había declarado el primer anciano.

      UNA HISTORIA GLORIOSA

      (Historia General de la India Oriental)

      Todos estos testimonios que declaran tanta gloria y tanta maravilla para el Apóstol Santo Tomás, para sus discípulos, y para los portugueses que descubrieron su sepulcro, están recogidos y explicados de una forma magistral en el libro Historia General de la India Oriental, compuesto por Fray San Román, que recoge los hechos de los portugueses que llegaron a la India, capitaneados por Vasco de Gama a finales del siglo XV, y que narra los hechos de los portugueses en la India hasta el año 1557.

      Este libro fue impreso en Valladolid en el año 1603. El citado libro es uno de los muchos libros ya casi olvidados. Está escrito en castellano antiguo, y es un libro que todo cristiano debería leer por la importante información que encierra concerniente a las comunidades cristianas antiguas del Oriente. Algunos libros dedicados a las aventuras de Marco Polo, como "IL MILLIONE", también nos recuerdan hasta dónde llegaron las gestas heroicas que vivieron muchos cristianos por llegar con el Evangelio hasta los pueblos más lejanos del mundo (los pueblos del lejano Oriente).

      Homenaje a los Cristianos que llegaron hasta los pueblos más lejanos del Oriente...
      Los cristianos solo deben guardar los mandamientos de Jesucristo…

      Comentario


      • #4
        Los cristianos llegaron con el Evangelio hasta los pueblos más lejanos del mundo (los pueblos del lejano Oriente). Y los mandamientos que guardaban y predicaban aquellos cristianos eran los misericordiosos mandamientos del Evangelio de Jesucristo...
        Los cristianos solo deben guardar los mandamientos de Jesucristo…

        Comentario


        • #5
          Los relatos de Marco Polo entregaron a los reyes de Europa el testimonio de que en el Oriente había reyes y príncipes cristianos, había muchas comunidades cristianas de los nestorianos, y también que al sur de la India aún quedaban pueblos cristianos, discípulos del Apóstol Santo Tomás. Estos relatos encendieron el ánimo de algunos reyes de Europa, y fueron los reyes de Portugal los que más interés pusieron en tomar contacto con estos reinos cristianos del Oriente.

          Así que, mientras Colón, asistido por muchos españoles, buscaba las tierras de las Indias por el camino de Occidente, las expediciones portuguesas, capitaneadas por Vasco de Gama, con mucho peligro y esfuerzo, y sobre frágiles embarcaciones, atravesaban los tormentosos mares de las costas de África, salvaban también el igualmente tormentoso cabo de Buena Esperanza, y bordeando Sumatra, y atravesando el Océano Índico, llegaban gloriosamente a las costas occidentales de la India.

          Los cristianos solo deben guardar los mandamientos de Jesucristo…

          Comentario


          • #6
            Originalmente publicado por Francisco-E
            LOS PRIMEROS CRISTIANOS QUE LLEGARON AL ORIENTE llegaron hasta LA CHINA...
            Originalmente publicado por Francisco-E Ver Mensaje
            Los relatos de Marco Polo entregaron a los reyes de Europa el testimonio de que en el Oriente había reyes y príncipes cristianos, había muchas comunidades cristianas de los nestorianos, y también que al sur de la India aún quedaban pueblos cristianos, discípulos del Apóstol Santo Tomás. Estos relatos encendieron el ánimo de algunos reyes de Europa, y fueron los reyes de Portugal los que más interés pusieron en tomar contacto con estos reinos cristianos del Oriente.

            Así que, mientras Colón, asistido por muchos españoles, buscaba las tierras de las Indias por el camino de Occidente, las expediciones portuguesas, capitaneadas por Vasco de Gama, con mucho peligro y esfuerzo, y sobre frágiles embarcaciones, atravesaban los tormentosos mares de las costas de África, salvaban también el igualmente tormentoso cabo de Buena Esperanza, y bordeando Sumatra, y atravesando el Océano Índico, llegaban gloriosamente a las costas occidentales de la India.
            Precioso tema que nos da muy valiosa información sobre los apóstoles y primeros cristianos. Terminaré de leerlo con detenimiento en cuanto pueda. Gracias por compartirlo.

            Comentario


            • #7
              Originalmente publicado por Ana-Maria Ver Mensaje

              Precioso tema que nos da muy valiosa información sobre los apóstoles y primeros cristianos. Terminaré de leerlo con detenimiento en cuanto pueda. Gracias por compartirlo.
              Este tema me parece un precioso homenaje a los apóstoles y cristianos que llevaron el Evangelio hasta los lugares del extremo oriente. Fueron unos hechos muy admirables.

              Comentario


              • #8
                Originalmente publicado por Ana-Maria Ver Mensaje
                Este tema me parece un precioso homenaje a los apóstoles y cristianos que llevaron el Evangelio hasta los lugares del extremo oriente. Fueron unos hechos muy admirables.
                Gracias por tú reconocimiento:

                MUCHOS ORIENTALES NO QUIEREN AL CRISTIANISMO

                Algunos gurús y escritores orientales y orientalistas se empeñan en decir que la presencia cristiana y la influencia de sus enseñanzas no fue significativa en Oriente, especialmente en la India y en la China..., pero la historia no nos dice lo mismo: hubo muchas comunidades cristianas que habitaron desde el principio de nuestra era en muchísimas partes del Oriente, y la influencia cristiana de sus enseñanzas está bien patente, en parte, en todas las doctrinas del Oriente. Y esta influencia ha sobrevivido a pesar de las grandes persecuciones que ha habido hasta hace unas cuantas décadas.

                Es ahora cuando empieza a ser mínima la presencia cristiana en muchos países de Oriente, todo por motivo de las grandes persecuciones. Y de estas persecuciones bien fueron testigos Marco Polo y muchos viajeros y misioneros, que les tocó vivir aquellos angustiosos momentos en aquellas tierras, los cuales nos dejaron sus relatos.


                Los cristianos solo deben guardar los mandamientos de Jesucristo…

                Comentario


                • #9
                  Originalmente publicado por Ana-Maria Ver Mensaje
                  Este tema me parece un precioso homenaje a los apóstoles y cristianos que llevaron el Evangelio hasta los lugares del extremo oriente. Fueron unos hechos muy admirables.
                  Originalmente publicado por Francisco-E Ver Mensaje
                  Gracias por tú reconocimiento:

                  MUCHOS ORIENTALES NO QUIEREN AL CRISTIANISMO

                  Algunos gurús y escritores orientales y orientalistas se empeñan en decir que la presencia cristiana y la influencia de sus enseñanzas no fue significativa en Oriente, especialmente en la India y en la China..., pero la historia no nos dice lo mismo: hubo muchas comunidades cristianas que habitaron desde el principio de nuestra era en muchísimas partes del Oriente, y la influencia cristiana de sus enseñanzas está bien patente, en parte, en todas las doctrinas del Oriente. Y esta influencia ha sobrevivido a pesar de las grandes persecuciones que ha habido hasta hace unas cuantas décadas.

                  Es ahora cuando empieza a ser mínima la presencia cristiana en muchos países de Oriente, todo por motivo de las grandes persecuciones. Y de estas persecuciones bien fueron testigos Marco Polo y muchos viajeros y misioneros, que les tocó vivir aquellos angustiosos momentos en aquellas tierras, los cuales nos dejaron sus relatos.

                  Es verdad que se han olvidado mucho los hechos de aquellos cristianos que llegaron hasta el Oriente, por eso me ha alegrado mucho el testimonio que nos has entregado de los cristianos que llegaron hasta aquellas tierras, para que no se olviden sus hechos y su amor por Jesús y sus enseñanzas del Evangelio.

                  Comentario


                  • #10
                    Originalmente publicado por Francisco-E Ver Mensaje

                    Gracias por tú reconocimiento:

                    MUCHOS ORIENTALES NO QUIEREN AL CRISTIANISMO

                    Algunos gurús y escritores orientales y orientalistas se empeñan en decir que la presencia cristiana y la influencia de sus enseñanzas no fue significativa en Oriente, especialmente en la India y en la China..., pero la historia no nos dice lo mismo: hubo muchas comunidades cristianas que habitaron desde el principio de nuestra era en muchísimas partes del Oriente, y la influencia cristiana de sus enseñanzas está bien patente, en parte, en todas las doctrinas del Oriente. Y esta influencia ha sobrevivido a pesar de las grandes persecuciones que ha habido hasta hace unas cuantas décadas.

                    Es ahora cuando empieza a ser mínima la presencia cristiana en muchos países de Oriente, todo por motivo de las grandes persecuciones. Y de estas persecuciones bien fueron testigos Marco Polo y muchos viajeros y misioneros, que les tocó vivir aquellos angustiosos momentos en aquellas tierras, los cuales nos dejaron sus relatos.
                    Originalmente publicado por Ana-Maria Ver Mensaje

                    Es verdad que se han olvidado mucho los hechos de aquellos cristianos que llegaron hasta el Oriente, por eso me ha alegrado mucho el testimonio que nos has entregado de los cristianos que llegaron hasta aquellas tierras, para que no se olviden sus hechos y su amor por Jesús y sus enseñanzas del Evangelio.
                    Así es Ana, sobre todo no hay que olvidarse de los misericordiosos mandamientos que Jesucristo nos enseña en el Evangelio, y que hay que vivirlos con fidelidad, y que hay que guardar para entrar en la vida:

                    "Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos"... Debemos guardar los mandamientos del Evangelio...


                    Los cristianos solo deben guardar los mandamientos de Jesucristo…

                    Comentario


                    • #11
                      Originalmente publicado por Francisco-E Ver Mensaje
                      Así es Ana, sobre todo no hay que olvidarse de los misericordiosos mandamientos que Jesucristo nos enseña en el Evangelio, y que hay que vivirlos con fidelidad, y que hay que guardar para entrar en la vida:

                      "Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos"... Debemos guardar los mandamientos del Evangelio...

                      Claro, hay que guardar todo lo que Jesús mandó. Y eso es lo que fueron predicando los apóstoles porque Jesús se lo mandó cuando les dijo que enseñaran en las naciones a guardar todo Él les mandó.

                      Comentario


                      • #12
                        Originalmente publicado por Francisco-E Ver Mensaje

                        Así es Ana, sobre todo no hay que olvidarse de los misericordiosos mandamientos que Jesucristo nos enseña en el Evangelio, y que hay que vivirlos con fidelidad, y que hay que guardar para entrar en la vida:

                        "Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos"... Debemos guardar los mandamientos del Evangelio...
                        Originalmente publicado por Ana-Maria Ver Mensaje
                        Claro, hay que guardar todo lo que Jesús mandó. Y eso es lo que fueron predicando los apóstoles porque Jesús se lo mandó cuando les dijo que enseñaran en las naciones a guardar todo lo que Él les mandó.
                        Y lo que Jesucristo les mandó a sus apóstoles y discípulos es que predicaran el Evangelio por todos los pueblos..., Y es que el Evangelio enseña a los hombres los mandamientos que todos los cristianos deben guardar para entrar en la vida...

                        Los cristianos solo deben guardar los mandamientos de Jesucristo…

                        Comentario


                        • #13
                          Originalmente publicado por Francisco-E Ver Mensaje
                          Y lo que Jesucristo les mandó a sus apóstoles y discípulos es que predicaran el Evangelio por todos los pueblos..., Y es que el Evangelio enseña a los hombres los mandamientos que todos los cristianos deben guardar para entrar en la vida...
                          Es cierto. Yo lo veo claro, porque así lo dijo Jesús. Pero hay muchos que no lo entienden.

                          Comentario


                          • #14
                            Originalmente publicado por Ana-Maria Ver Mensaje
                            Es cierto. Yo lo veo claro, porque así lo dijo Jesús. Pero hay muchos que no lo entienden.
                            En los primeros siglos del cristianismo, los pueblos del mundo vivían una gran confusión imponiendo a los humildes preceptos crueles de penas de muerte, castigos, sacrificios y guerras terribles... El mundo vivía un infierno, y Jesucristo apiadado de las personas de buena voluntad les enseñó los misericordiosos mandamientos del Evangelio.

                            Los cristianos llegaron con el Evangelio hasta los pueblos más lejanos del mundo (los pueblos del lejano Oriente). Y los mandamientos que guardaban y predicaban aquellos cristianos eran los misericordiosos mandamientos del Evangelio de Jesucristo...

                            Los cristianos solo deben guardar los mandamientos de Jesucristo…

                            Comentario


                            • #15
                              Originalmente publicado por Francisco-E Ver Mensaje


                              SOBRE LOS HECHOS DE BARLAAM Y JOSAFAT

                              La actividad misionera de los cristianos nestorianos siempre tuvo un contacto bastante frecuente con las Comunidades Cristianas de la India, desde los primeros siglos. Mientras esta actividad misionera cristalizaba más ampliamente en la India, centro de Asia y China, los Cristianos de Santo Tomás en la India sufrían mucha persecución, a la vez que hacían muchas conversiones, según nos cuenta la historia.

                              Una de éstas, de la que queremos hablar ahora, es la de un príncipe indio llamado Josafat. Esta historia se cree que fue recogida por los misioneros nestorianos, y se daba a conocer seguidamente a las Comunidades Cristianas de Occidente.

                              Según la tradición fue escrita y llevada a Jerusalén por San Juan Damasceno (siglo VII), siguiendo la tradición de los Cristianos de la India. Barlaam, asistido por la gracia divina, convirtió al Cristianismo al príncipe Josafat, llamado también Budasaf por otros escritores, cuando ya la religión cristiana se había desarrollado grandemente en la India, y todas estas tierras estaban llenas de predicadores y de monjes.

                              Se conservan algunos manuscritos griegos sin datación sobre la historia de Josafat y Barlaam, que pueden remontar su antigüedad hasta el siglo X. El más antiguo de los datados que se conservan es de 1021 (ms. V. 3692 de Kíev), que fue descubierto en Odessa y que procede de Atos.

                              Según cuentan estos hechos, un rey de la India llamado Abenner, muy enemigo por cierto de los cristianos, que no tenía hijos, después de mucho tiempo esperando un hijo, por fin la Providencia le dio uno, y le dio el nombre de Josafat.

                              Cuando nació el niño llegaron al palacio muchos astrólogos para predecir el futuro del niño, y entre ellos el último que habló le dijo al rey que aquel niño no sería el heredero de su padre, sino que se convertiría a la religión de Jesucristo. El rey se asustó mucho por esta predicción y quiso aislar al niño del contacto de los cristianos, y para ello mandó construir un gran palacio y allí mantuvo al niño hasta que fue mayor, rodeado de placeres.

                              Un día, ya siendo hombre, cuando iba de paseo con unos acompañantes, encontró a dos hombres, uno de ellos era ciego y el otro leproso, y esto le produjo una gran tristeza. Poco tiempo después, paseando por el campo, encontró a otro hombre muy viejo, todo encorvado y con la cara llena de arrugas.

                              Al ver el estado tan penoso de aquel hombre preguntó a sus acompañantes que a qué se debía tanta desgracia. Luego se preguntó a sí mismo y preguntó a los demás sobre la muerte, pero nadie le supo contestar de forma que calmara su ánimo.

                              Y así permaneció triste mucho tiempo, hasta que un día encontró a Barlaam, Santo predicador cristiano, y encontró en este hombre todas sus respuestas.

                              Cuando el monarca se enteró de que su hijo se había hecho cristiano calló enfermo de indignación. Fueron muchas las cosas que intentó el rey para seducir a su hijo, pero todas estas cosas no vencieron a Josafat, pues éste pidió ayuda a Dios en la Oración y logró escaparse de todas las trampas. Después, lleno de alegría y confirmado en las enseñanzas cristianas, huyó al desierto, donde vivía Barlaam, y encontrándolo se quedó a vivir con él con mucha alegría. Estos dos cristianos llegaron a ser tan amigos, que cuando murieron los enterraron a los dos juntos. Esto fue por obra y conocimiento del rey que gobernaba aquellas tierras en aquel tiempo, llamado Baraquías.

                              Este pequeño relato, resumen de los hechos de estos dos santos, sólo recoge el recuerdo de unas pocas maravillas de las muchas que hizo Dios a través de ellos. Es un gran ejemplo de humildad y reconocimiento del amor que se debe a Jesucristo y a su Evangelio.

                              Este ejemplo también fue conocido en la India y otros lugares de Asia por grupos religiosos orientales, que tuvieron en cuenta este ejemplo para enriquecer sus enseñanzas.

                              Buda quiere decir santo o venerable, y en la india dieron su vida muchos cristianos venerables, como es el caso del apóstol Santo Tomás, Josafat y Barlaam...

                              Los cristianos solo deben guardar los mandamientos de Jesucristo…

                              Comentario

                              Anuncio

                              Colapsar
                              No hay anuncio todavía.
                              Trabajando...
                              X